Historia de la tortilla

Nos vamos al año 1526, en estas épocas de conquista se dice que Bartolomé Ruiz inspeccionó las costas de lo que actualmente pertenece a territorio ecuatoriano, y se encontró con el maíz, el cual era cultivado por los pueblos de la época.

Almagro y Pizarro también tienen crónicas donde mencionan el maíz y la multitud de cultivos con los que contaban los habitantes locales. Zárate fue un cronista que también mencionó el hecho de que las indias además de sembrar el maíz, también lo recolectaban y amasaban, para posteriormente mezclarlo con pan molido y hacer platillos variados.

Dando pié a la interpretación de que ya podía existir la preparación de este tipo de tortillas en lo que hoy es Ecuador.

Asimismo, hay quienes proponen la teoría de que tomando en cuenta toda la documentación sobre el plato, se produjo cuando las cocineras mezclaron un conjunto de ingredientes europeos e ingredientes locales, —manteca de cerdo con queso, cebolla, harina de maíz y huevo—; originándose así la tortilla que con el pasar de las generaciones se convertiría en un producto alimenticio típico de Ecuador.

Características y propiedades

Estas tortas denominadas bonitísimas se consideran una parte importante de la gastronomía ecuatoriana; las cuales son elaboradas a base de papa, cubiertas de masa de harina de maíz y rellenas con queso.

Gracias a su aspecto tierno y suave son llamadas «bonitísimas», siendo estas una entrada típica y parte del desayuno del ecuatoriano promedio; normalmente acompañada con aguacate, ají e incluso carne si se consume por la tarde.

Y debido a sus ingredientes, estas pueden aportar proteínas y principalmente calcio, el cual ayuda a mantener sanos y fuertes los huesos y los dientes.