Entre las tradiciones más populares y sabrosas de Cuenca, una ciudad de los Andes Ecuatorianos conocida como la “Atenas de Ecuador” está el disfrutar de un suave y esponjoso pan de yuca, uno de los aperitivos predilectos de los ecuatorianos. Y aunque este manjar se realizaba solo en los alrededores de la ciudad de Cuenca, en la actualidad es muy común disfrutarlo en cualquier región del país andino.
 
Esta maravilla de la gastronomía ecuatoriana no utiliza harina de trigo sino la tapioca, un almidón que le confiere unas características bien especiales a este bocado, es muy suave por dentro y por fuera presenta una concha un poco dura y sin olvidar el toque y sabor especial que le aporta el queso.
 
El almidón utilizado proviene de la yuca, un tubérculo de origen tropical con gran valor alimentario y excelentes propiedades culinarias que son ampliamente aprovechadas en la gastronomía regional de América Latina.
 
En cuanto al origen del pan de yuca, los historiadores afirman que nació hace más de cien años en la provincia de Manabí, donde no se producía harina, pero si almidón de yuca, el cual perfectamente se utilizaba para la elaboración de los panecillos y tortillas. Este bocado criollo se suele disfrutar acompañado de una buena taza de café criollo bien caliente o té para el desayuno o la merienda; también es costumbre en el Ecuador que se disfrute con yogur casero.
 
Este pan es muy similar a otras recetas tradicionales de países latinoamericanos que utilizan queso y yuca en sus preparaciones, así puede encontrar las famosas chipá argentinas, el rico pan de bono colombiano, el cuñape en Bolivia y el pão de queijo brasilero.
 
Disfrutar de estos deliciosos bocadillos tan populares de la gastronomía ecuatoriana, lo conectará con las costumbres y tradiciones culinarias de nuestras cocinas autóctonas, que encierran sabiduría y versatilidad hecho sabor.