La naranjilla, cuyo nombre científico es solanum quitoense, es una fruta tropical y exótica tradicional del Ecuador. También es conocida en el país como “lulo” y “fruta dorada de los Andes”. Se cultiva en bosques húmedos de las provincias de la región Andina, principalmente en: Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua y Chimborazo, con una producción total promedio de 507 toneladas. La superficie total sembrada es de 7.983 hectáreas en regiones frescas y sombreadas. La producción de naranjilla en el Ecuador se realiza entre los 800 y 1.500 metros sobre el nivel del mar, en temperaturas de 16 a 24°C. La planta de la naranjilla crece como un pequeño árbol ornamental y es muy popular en Latinoamérica, ya que sus hojas y sus flores son muy aromáticas. La popularidad de esta fruta se ha difundido a lo largo del continente americano, desde Chile hasta México, cultivándose también en países como Perú, Colombia, Panamá, Costa Rica y Honduras.

De color naranja, pero no es naranja

De acuerdo a algunos cronistas, el jugo de naranjilla era consumido por los Incas antes de que llegaran los españoles. De hecho, esta fruta adquirió el nombre de naranjilla en la época incaica, porque ellos la consideraban una especie de naranja chiquita, de buen aroma. Sin embargo, lo único que la naranjilla tiene en común con la naranja es el color de su concha y el nombre; en relación a lo demás, no son nada parecidas. La naranjilla tiene más similitudes de forma con la guayaba, de sabor con la piña, el kiwi y el maracuyá, pero nada que ver con la naranja ni con los cítricos. La pulpa de esta fruta tiene un aspecto gelatinoso, es de color verde, amarillo anaranjado o verde intenso, tiene una gran cantidad de semillas pequeñas y su sabor es agridulce, quitando estupendamente la sed. La naranjilla es una fruta de piel muy delicada, se estropea con mucha facilidad, por lo cual se tiene que escoger sin golpes ni manchas en la piel.

Sabor exótico, tropical y natural

Uno de los principales usos de la naranjilla es para preparar jugos y batidos, bien sea sólo de la pulpa de la fruta o combinado con otras frutas. El jugo se toma diluido en agua porque, en su estado natural, su sabor es demasiado ácido; además, se debe consumir rápidamente porque es de rápida oxidación. La naranjilla también se usa para preparar jaleas, yogurts, mermeladas y una variedad de platos desde postres como helados y tartas, hasta platos salados como guisos de carnes o el seco de chivo, siendo éste el plato más común de Ecuador en el cual se usa la naranjilla. También es excelente para preparar bebidas emblemáticas de la cultura ecuatoriana, tales como el canelazo, la colada morada y la chicha, sin dejar de lado los cocteles tropicales en los cuales esta fruta es protagonista.

Valor nutricional de la naranjilla

La naranjilla es rica en vitamina C funcionando como diurético. Disminuye el colesterol, elimina el ácido úrico y aumenta las defensas del organismo, evitando enfermedades como la gripe. Posee un alto contenido en hierro que es muy beneficioso para ayudar en el buen funcionamiento de los riñones. Contiene vitamina A, la cual es esencial para tener una buena visión. También tiene proteína, fósforo y niacina. La naranjilla ayuda a evitar la hipertensión, las migrañas, combate las enfermedades nerviosas y mejora el sueño. Además, ayuda a fortalecer las uñas y el cabello, y mantiene la piel sana y tersa. Su alto contenido en calcio es recomendado para mujeres debido a que fortalece los huesos y evita la osteoporosis. Cuando se consume en jugos o batidos ayuda a nivelar la presión sanguínea y regula el funcionamiento del corazón. Los expertos también recomiendan tomarla como antiinflamatorio.