El maracuyá, también conocido en otras regiones como parcha, parchita o chinola, es un fruto de la familia de las pasifloráceas, de donde proviene la planta flor de la pasión (passiflora caeurulea), de allí su nombre “fruta de la pasión”. Las zonas tropicales y subtropicales del Ecuador presentan las mejores condiciones climáticas para el cultivo del maracuyá constituyendo al país como el principal productor de esta fruta en la región. La composición general del maracuyá es cáscara 50-60%, jugo 30-40%, semilla 10-15%, siendo el jugo el producto de mayor importancia. Los frutos de la planta de maracuyá se pueden comer siempren y cuando que se dejen madurar bien. El proceso de maduración elimina heterósidos cianogenéticos, que resultan tóxicos en los frutos verdes. El maracuyá, además de comerse crudo, se puede tomar en zumo o jugo, resultando una bebida muy dulce y refrescante, bastante rica en minerales, como el calcio, el hierro y el fósforo. No hace falta añadir azúcar ya que contiene azúcares naturales. El zumo del maracuyá suele combinarse con leche, con yogurt o con agua, y la pulpa se utiliza para preparar jaleas o mermeladas. Es muy rica en pectina, por lo que cuaja muy bien, especialmente si se usa sus semillas en la preparación. Es ideal para añadir a las ensaladas de frutas y su sabor ácido ha convertido a esta fruta en ingrediente fundamental en algunos cócteles ya que combina muy bien con las bebidas dulces.

Beneficios nutricionales de la fruta de la pasión

El maracuyá es una fruta rica en hidratos de carbono, fibra, vitamina C y vitamina A. Por su contenido en azúcar natural, resulta un alimento energético de fácil digestión, adecuado para una dieta equilibrada. Sus semillas contienen alto cantidad de fibra insoluble que regula el ritmo intestinal, combatiendo el estreñimiento, e impide absorción de colesterol. Debido a su contenido de vitamina C, E y A, esta fruta tiene propiedades antioxidantes que evita el envejecimiento prematuro de la piel, conveniente especialmente para fumadores. También mejora la salud de la visión y regula el sistema cardiovascular y tiene propiedades anticancerígenas, especialmente en relación al cáncer de estómago, ayudando a proteger las células contra el ataque de los radicales libres. Su contenido de vitamina B, fundamentalmente su contenido de niacina, resulta muy adecuada para el perfecto estado de los nervios. Al igual que el resto de las pasifloras, presenta cierta cantidad de alcaloides con propiedades tranquilizantes  y desintoxicantes. El maracuyá prácticamente no contiene grasas, lo que, junto a sus propiedades antioxidantes, ayuda a depurar el organismo y es ideal para dietas de adelgazamiento. En el caso de la diabetes, dificulta la absorción de carbohidratos, como la glucosa.

Propiedades medicinales del maracuyá

La planta seca del maracuyá se utiliza como alternativa medicinal para combatir problemas de ansiedad o nerviosismo, estrés e insomnio. Igualmente contiene propiedades adecuadas para calmar dolores musculares, dolor de cabeza o dolor de estómago. Las propiedades analgésicas de esta planta provienen de su contenido en ácido ascórbico (vitamina C) y tiamina. La pectina, encontrada en las semillas del maracuyá, proporciona propiedades antitusivas, capaces de remediar la tos y el ácido ascórbico otorga propiedades mucolíticas, todo ello conveniente para el tratamiento de bronquitis, asma u otros problemas respiratorios. Tiene efectos antiespasmódicos, así que es perfecto para controlar los dolores menstruales o incluso espasmos estomacales o bronquiales. Además, el aceite extraído de las semillas contribuye al cuidado de la piel ya que actúa como antiinflamatorio, la protege, fortalece, hidrata y la aclara. En lociones, actúa como tratamiento de antienvejecimiento porque ayuda a reparar los tejidos de la piel. En el cabello, el aceite actúa como un tratamiento muy efectivo dándole brillo, evitando la grasa en él y fomentando su crecimiento. De hecho, en Brasil, utilizan el aceite extraído del maracuyá para fabricar jabones, champús, lociones y otros productos para el cuidado personal.