Históricamente, el cultivador más importante de piña fue Hawaii, pero ahora se cultivan en grandes cantidades en Brasil, Filipinas, Costa Rica y Ecuador, especialmente en Milagro (Guayas), destacándose con 82.000 toneladas, equivalente al 65% de la producción nacional. De allí nace el refrán popular ecuatoriano “no se llevan piñas a Milagro”, marcando la identidad de esta ciudad durante décadas. De hecho, en el centro de la ciudad de Milagro hay un monumento a esta fruta tropical que recordándoles a los visitantes la importancia del cultivo de la piña en la región. Dicho esto, la fruta es realmente nativa de Paraguay y Brasil, y posiblemente de algunas partes del Caribe. La evolución de la piña como fruta popular mundial todavía es algo desconocido. Sin embargo, se sabe que esta deliciosa fruta se llevó por primera vez a Europa y España en la época de Cristóbal Colón.

Puntas espinosas, sabor dulce y tropical

El nombre piña en realidad evolucionó en el siglo XVII debido a su estructura y apariencia similar a la de los conos de pino. Tradicionalmente, esta fruta era conocida como ananá. La fruta en sí mide 30 cm de largo aproximadamente y está rodeada por puntas espinosas (hasta 30 por fruta) y cubierta de hojas duras y cerosas. La temporada de fructificación es desde marzo hasta junio, y cada árbol puede producir muchas frutas. El jugo dulce de la piña se utiliza y se disfruta en todas partes del mundo, incluso es un sabor popular en bebidas alcohólicas, siendo la bebida tropical más famosa: la piña colada. Aparte de la interesante historia y apariencia de esta fruta, también es un almacén de los grandes beneficios de la salud debido a su riqueza en nutrientes, vitaminas y minerales, como potasio, cobre, manganeso, calcio, magnesio, vitamina C, beta caroteno, tiamina, B6, ácido fólico y bromelina.

Las bondades saludables de la piña

Uno de los usos más célebres de la piña en términos de salud es su capacidad para reducir la inflamación de las articulaciones y los músculos, particularmente los asociados con la artritis, debido a que contiene una enzima proteolítica relativamente rara llamada bromelina, que tiene efectos antiinflamatorios, reduciendo los signos y síntomas de la artritis. Adicionalmente, estudios indican que una sola porción de piña tiene más del 130% de la necesidad diaria de vitamina C asociada principalmente con el desarrollo y fortalecimiento del sistema inmunológico, actuando como un antioxidante y defensa contra las infecciones y enfermedades. De hecho, la piña está relacionada directamente con la prevención del cáncer de garganta y mama. Como la mayoría de las frutas, la piña es una rica fuente de fibra, pero esta fruta es especial porque contiene fibra soluble e insoluble. Esto significa que comer piña puede proteger al organismo de estreñimiento, diarrea, síndrome del intestino irritable, aterosclerosis y coagulación de la sangre; así mismo, mantiene equilibrado los niveles de la presión arterial. Aunque la piña no es famosa por tener un alto contenido de calcio, tiene una cantidad impresionante de manganeso, que es otro mineral esencial para el crecimiento y fortalecimiento de los huesos. El manganeso es el mineral más importante en la piña y una sola porción puede contener más del 70% de su requerimiento diario.

Los beneficios de comer piña son impresionantes, pero siempre hay que ser cautelosos con los alimentos, y esta fruta no es la excepción. La bromelina en que contiene la piña es principalmente una enzima de ablandamiento de la carne, por lo que resulta útil en la digestión de los alimentos difíciles. Esto también significa que puede afectar nuestra masa corporal y piel; es decir, que los labios, encías y lengua pueden experimentar cierta sensibilidad si se come demasiada piña. La bromelina es un producto químico de gran alcance, al igual que la vitamina C, si se toma en exceso. Ambos están en altas proporciones en la piña, y una "sobredosis" puede provocar vómitos, náuseas, diarrea y dolores de cabeza. Además, la bromelina es conocida por estimular la menstruación, por lo cual las mujeres embarazadas deben evitar la piña en exceso. A excepción de estas contraindicaciones, disfrutemos de esta fruta tropical, ¡nuestro cuerpo lo agradecerá!