Aunque muchos no lo crean, Ecuador cuenta con el orgullo de ser la tierra donde se originaron las primeras cervezas auténticamente americanas. A mediados del siglo XVI, más precisamente en el año 1566, un religioso llegado de Bélgica llamado Fray Jodoco Ricke implementó en la ciudad de Quito la primera destilería de cerveza del continente.

Este sacerdote traslado consigo semillas de cebada y de trigo desde Europa, que fueron la materia prima utilizada para conseguir las primeras producciones de esta bebida en el “nuevo continente”. La cervecería se llamaba San Francisco y aún se mantiene su edificación. En aquel lugar había también una huerta con especias y hierbas, que se incluían en la receta de aquellas primeras cervezas y le daban un toque distintivo.

Actualmente hay un lugar donde pueden verse todos los instrumentos utilizados en aquellos tiempos para producir la cerveza y la barra donde se servía, a pesar de que hace más de 50 años que ya no se fabrica ningún tipo de bebida en este sitio.

Toda esta evidencia se encuentra detrás de un convento y museo religioso del orden de los curas franciscanos, a pesar de que no mucha gente sabe de la existencia de esta joya histórica. Los cincos toneles de fermentación que hay en lo que era una fábrica se encuentran vacíos, esperando que quizás algún día lo actuales sacerdotes que se encargan de este lugar los pongan nuevamente en funcionamiento, y tengamos otra vez entre nosotros a la primera cerveza del continente americano.