El plátano verde es una de los ingredientes más utilizados en la cocina ecuatoriana, no obstante Ecuador es uno de los mayores exportadores a nivel mundial. El bolón verde es una especie de albóndiga que se elabora con plátanos verdes bien sean cocidos o fritos que se majan hasta formar una masa y se rellenan con carne de cerdo frita, chicharrones o queso que luego se fríen en aceite bien caliente.
 
Esta receta tradicionalmente se prepara para un desayuno o como una guarnición de cualquier almuerzo o cena, y es considerado el plato nacional del Ecuador. En Guayaquil es muy común disfrutarlo a la hora del desayuno y acompañarlo con un delicioso café.
 
De acuerdo a datos históricos, hay quienes señalan que este plato provenía de la cultura africana y su consumo se popularizó en Cuba donde los esclavos africanos lo consumían luego de cumplida su faena de trabajo; se le conocía como fufú de plátanos y era el alimento que le proveían los conquistadores ingleses que elaboraban a base de un puré de plátanos mezclado con cebollas, ajo y chicharrones de cerdo.
 
En Ecuador, el bolón verde fue consumido originalmente por el pueblo montubio, habituales campesinos de la costa ecuatoriana que los degustaban acompañados de café. Luego esta costumbre fue extendiéndose hasta las provincias de Manabí, el norte de Guayas y luego hasta Guayaquil, pero era un alimento que solo consumían los pobladores humildes y no la clase pudiente de esa región.
 
Hoy en día esta tradición está tan arraigada en el pueblo ecuatoriano que puede disfrutar de estos exquisitos bolones verdes en cualquier establecimiento o restaurantes de la región.