Un poco de sus orígenes

La teoría más aceptada por los expertos nos traslada a una época pre colonizada, momento en el que existía una tribu que preparaba innumerables platillos con pescado, para lo cual empleaban fuego y ollas de cerámica.

Teniendo el punto del pescado claro, la historia sigue ahora en la época de la colonización, cuando los nativos descendientes de la tribu previamente mencionada, se dieron cuenta de que podían renovar sus platillos tradicionales, usando los ingredientes que habían traído los españoles del viejo continente.

Entonces, como puedes haber imaginado, uno de los candidatos para renovar fue aquel que integraba el pescado. ¿Y qué surgió de esta reconversión? Un plato de yuca, cebolla y pescado mezclados con distintos ingredientes europeos que daría forma al primer prototipo de encebollado en el mundo.

Y como gustó tanto, los españoles lo consumían frecuentemente. Permitiendo con ello que la receta se fuese expandiendo y evolucionando, hasta convertirse en el encebollado que hoy día se conoce como un plato típico ecuatoriano por excelencia.

Más datos del platillo

Al ser el pescado uno de sus ingredientes base, el encebollado ecuatoriano es mayormente consumido en las zonas costeras del país.

Y aunque es cierto que es visto como un caldo en prácticamente todo el país, dependiendo de la zona puede elaborarse como un guiso acompañado de cebolla morada, yuca, orégano y ají, y se sirve comúnmente con arroz o tajadas de plátano frito.

Habiendo un sinnúmero de variantes incluso en el mismo Ecuador, hay quienes lo preparan con camarón, cilantro o incluso pulpo, y es muy común consumir este caldo el día después de una fiesta, ya que ayuda a sobrellevar todo tipo de resacas.