Si bien el coco no es un producto que se consuma exclusivamente en la provincia de Esmeraldas, es en esta región noroccidental del Ecuador donde se ha convertido en un elemento tradicional de su gastronomía, y en donde los aromas, los rituales y estilo de vida de los esmeraldeños giran alrededor de esta fruta.

Sabor ancestral y herencias mezcladas

Se cree que el coco es originario de las islas del Pacífico y fue posteriormente llevado a España. Fue en España donde se comenzó a experimentar con el sabor dulce de esta fruta. De hecho, la creación de las cocadas, en su forma más básica, se la atribuye al viejo continente. Luego fue traída a América y popularizada por su preparación tradicional, sobre todo en la provincia de Esmeraldas. El encocado, en cambio, se atribuye a tradiciones culinarias propias de África, las mismas que trajeron los primeros afrodescendientes que se asentaron en provincia esmeraldeña e incorporar la cultura y los productos ecuatorianos a sus costumbres y tradiciones. Hasta el día de hoy, se realizan festivales culinarios en Esmeraldas en los cuales se observa un despliegue de platos con el coco como ingrediente protagonista, formando en parte importante de la identidad afroesmeraldeña: una expresión de su fortaleza, de su alegría, de su creatividad y de su predisposición al arte.

Diversidad gastronómica del coco

Las aplicaciones del coco son diversas como por ejemplo la variedades de sopas que se preparan usando zumo de coco como base. También se elabora el famoso encocado, la comida típica más conocida de Esmeraldas, que consiste en un plato fuerte en el que el la leche de coco baña a mariscos y toda clase de carnes estofadas. Otra de sus aplicaciones popular es en la preparación de dulces y postres como las cocadas, que son como pequeñas galletas, las cuales se hacen creando una especie de melcocha con la fruta, leche, azúcar y otros ingredientes, moldeándose en bolitas o en barras. Existe varias clases de cocadas como la prieta que es coco con raspadura, la blanca que es coco con azúcar, y la de huevo que es coco con azúcar y yemas; estas son cocadas de paila. Otra es la cocada de horno, que es de ralladura de coco y azúcar, y hay una que es ralladura de coco con azúcar y bañada con chocolate. Parientes de las cocadas son los dulces de coco, que contienen leche, ralladura de coco y yemas; el rococó, que es ralladura de coco revuelta en almíbar y mantequilla. Igualmente son típicas las coladas y bebidas base de coco, como por ejemplo el coco helado, muy vendido en las playas de Esmeraldas, o el chocolate caliente, para climas más fríos, que se hace a base de puro cacao tostado y molido, zumo de coco y miel.

Mitos sobre las propiedades del coco

Aunque en Ecuador muchas veces se ha advertido sobre el consumo excesivo del coco debido a su alto contenido calórico y graso, en otras partes del mundo, como Estados Unidos y Europa, el coco, de hecho, es considerado un superalimento, a la par de otros muy valorados, como la quinua, el chocolate y los chochos. El agua de coco, por ejemplo, se suele consumir fresca y recién extraída de la fruta en grandes cantidades en todas partes del planeta por sus diversas propiedades curativas. Se habla de que el coco puede ayudar a combatir males como el Alzheimer, la diabetes e incluso el VIH. Como alimento, aunque está compuesto, más que nada, de grasa, es rico en potasio y en sales minerales que ayudan a mineralizar los huesos, como el magnesio, el fósforo y el calcio. Además, es una gran fuente de fibra, la que mejora el tránsito intestinal. Es rico en vitamina E y algunas vitaminas del grupo B. Actualmente, el aceite de coco es uno de los suplementos nutricionales más alabados a nivel mundial.