La celebración del Carnaval en Ecuador se remonta a la fiesta que los Guarangas, tribu que se caracterizaba por manejar técnicas de la agricultura y el pastoreo, realizaban en honor a la tierra y a su cacique.

También esta festividad se relaciona con la fiesta indígena de fin de año solar Paucar Huatay, muy importante y también vinculada con las prácticas agrícolas, con la relación con la tierra y a la religión a través de estos elementos.

A diferencia de los indígenas, los mestizos, que siguen la tradición introducida por los colonos, antes de carnaval, manifiestan su devoción al Divino Niño Rey de Reyes con la celebración de una fiesta y de misas. Para realizar estas fiestas religiosas, el pueblo recurre al prioste, persona con una buena situación económica, que a cambio se beneficiará de las bendiciones del Santo Niño.

Actualmente, el Carnaval, además de desfiles y fiestas en la calle, se caracteriza por unos deliciosos platillos típicos de esta fiesta; el cerdo es el plato principal, y de este se prepara la cascarita acompañada con mote y ají. También se acostumbra cocinar el sancocho, los chicharrones y la fritada. El mote de pata, guiso que no falta especialmente en la cocina cuencana, se prepara con mote con cáscara, carne de cerdo, longaniza y tocino.

No faltan los dulces típicos de esta época, como el dulce de durazno, higos negros con panela, dulce de leche con coco y otros, que se acostumbra acompañar con pan blanco y galletas de manteca.